Las guerras de clases en 2012

3 de diciembre de 2012.

Detalle del mural La huelga de Cananea, de David Alfaro Siqueiros, pintor mexicano

Detalle del mural La huelga de Cananea, de David Alfaro Siqueiros, pintor mexicano

POR Paul Krugman / SinPermiso – El País

Las elecciones en Estados Unidos fueron en realidad un referéndum sobre política económica

El día de las elecciones, informaba The Boston Globe, el aeropuerto internacional Logan, en Boston, se estaba quedando sin sitio para aparcar. Pero no para los coches, sino para los aviones privados. Los grandes donantes estaban acudiendo en tropel a la ciudad para asistir a la fiesta de la victoria de Mitt Romney.

Pero resultó que estaban mal informados sobre la realidad política. Los decepcionados plutócratas no se equivocaron respecto a quién estaba de su lado. Estos han sido en gran medida unos comicios en los que los intereses de los muy ricos se enfrentaban a los de la clase media y los pobres.

Y la campaña de Obama ha ganado en buena parte porque no ha tenido en cuenta las advertencias de los centristas aprensivos y ha aceptado esa realidad, centrándose en el viso de guerra de clases que definía el enfrentamiento. Esto ha garantizado no solo que el presidente Obama ganara por un enorme margen entre los votantes con menos ingresos, sino también que esos votantes acudieran a las urnas en gran número, rubricando así su victoria.

Lo importante que tenemos que entender ahora es que, aunque ya hayan pasado las elecciones, la guerra de clases no ha terminado. La misma gente que apostó a lo grande por Romney, y perdió, ahora pretende ganar furtivamente —en nombre de la responsabilidad fiscal— el terreno que no fue capaz de ganar en unas elecciones abiertas.

Antes de entrar en eso, permítanme decir algunas palabras sobre el voto real. Evidentemente, el interés económico personal por sí solo no explica la manera en que votan los individuos, y ni siquiera los grupos demográficos más amplios. Los estadounidenses de origen asiático son un grupo relativamente pudiente, pero, aun así, se decantaron por el presidente Obama en una proporción de tres a uno. Los blancos de Misisipi, en cambio, no son especialmente ricos, y, sin embargo, Obama recibió solo un 10% de sus votos.

Pero estas anomalías no bastaron para cambiar la pauta general. Por otro lado, los demócratas parecen haber neutralizado la tradicional ventaja del partido republicano en cuestiones sociales, de modo que las elecciones fueron en realidad un referéndum sobre la política económica. Y lo que los votantes han dicho, claramente, era que no querían que se rebajaran los impuestos a los ricos ni que se redujeran las prestaciones de la clase media y los pobres. Entonces, ¿qué puede hacer un guerrero de clases verticalista?

La respuesta, como ya he insinuado, es confiar en el disimulo: introducir de extranjis políticas amables con los plutócratas con la excusa de que son respuestas sensatas al déficit presupuestario.

Un excelente ejemplo es la campaña para elevar la edad de jubilación, y la edad de elegibilidad para el programa Medicare, o las dos cosas. Esto es lo razonable, nos dicen; al fin y al cabo, la esperanza de vida ha aumentado, así que todos deberíamos jubilarnos más tarde. Sin embargo, en la práctica, sería un cambio de política enormemente regresivo, y que impondría cargas severas a los estadounidenses con ingresos bajos y medios, mientras que apenas afectaría a los ricos. ¿Por qué? En primer lugar, porque el aumento de la esperanza de vida se da especialmente entre la gente con mucho dinero; ¿por qué tendrían que jubilarse más tarde los conserjes solo porque los abogados estén viviendo más tiempo? En segundo lugar, tanto la Seguridad Social como Medicare son mucho más importantes, en relación con los ingresos, para los estadounidenses con menos dinero, de modo que retrasar su disponibilidad afectaría mucho más gravemente a las familias de a pie que al 1% más rico.

O pongamos un ejemplo más sutil: la insistencia en que cualquier aumento de la recaudación debería proceder de una reducción de las deducciones y no de unos impuestos más altos. Lo esencial que debemos tener en cuenta aquí es que los números no cuadran; de hecho, es imposible que reduciendo las deducciones se pudiera recaudar de los ricos tantos ingresos como se obtendrían simplemente dejando que expiren las partes relevantes de las rebajas fiscales de la era de Bush. De modo que cualquier propuesta para evitar un aumento de las tasas es, digan lo que digan sus partidarios, una propuesta de que permitamos que el 1% se vaya de rositas y de que, de una manera u otra, la clase media o los pobres carguen con el muerto.

La cuestión es que la guerra de clases continúa, ahora con una dosis añadida de engaño. Y esto, a su vez, significa que hay que analizar con mucho cuidado cualquier propuesta que provenga de los sospechosos habituales, incluso —o, más bien, sobre todo— si la propuesta se presenta como una solución bipartidista y de sentido común. En concreto, siempre que algún grupo de intransigentes del déficit hable de “sacrificio compartido”, tenemos que preguntar: ¿sacrificio en relación con qué?

Como es posible que sepan los lectores habituales, no soy un gran admirador del informe de Bowles y Simpson sobre la reducción del déficit en el que presentaban un plan malamente diseñado que, por alguna razón, ha alcanzado el rango de casi sagrado entre las élites sociales y políticas. Así y todo, al menos una cosa se puede decir en favor del informe BowlesSimpsom: cuando hablaba de sacrificio compartido partía de una premisa que ya daba por sentado el fin de las rebajas fiscales de Bush para los más ricos. Sin embargo, a estas alturas, prácticamente todos los cascarrabias del déficit parecen querer que contemos la expiración de esas rebajas —que se vendieron con falsas pretensiones y nunca fueron asequibles— como una especie de gran compensación por parte de los ricos. Pero no lo es.

Así que tengan los ojos abiertos mientras continúe el juego fiscal de a ver quién es más gallito. La verdad incómoda, pero cierta es que en esto no estamos todos juntos; los guerreros de clase verticalistas de EE UU han perdido a lo grande en las elecciones, pero ahora intentan usar su aparente preocupación por el déficit para arrebatar la victoria de las garras de la derrota. No permitamos que se salgan con la suya.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5454

Paul Krugman es profesor de Economía de Princeton y premio Nobel de 2008.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: