La Operación Cóndor

8 de noviembre de 2012.

POR Juan Ramón Jiménez de León

Salvador Allende, Presidente de Chile, fue nuestro Padrino de Generación de los economistas de la UNAM, en 1973, todavía guardamos nuestro anillo conmemorativo. El tema sigue vigente porque un descendiente de esos movimientos, Mauricio Toledo, nuevo encargado de la Delegación Coyoacán, la zona cultural del DF, su familia proviene del MIR chileno y dicen que su familia fueron “orejas” de la CIA, en Coyoacán desde hace décadas que el Partido Comunista, tiene el control delegacional, su acción política y administrativa ha estado plagada de corrupción, ineficiencia y con Toledo, se dice, que entra el narco por la puerta grande. Pero veamos antes la Operación Cóndor que fue una política de Estados Unidos para detener el avance de los regímenes progresistas de América Latina y Europa, en nuestra América, hubo un grupo presidencial encabezado por México y Luis Echeverría Álvarez, con el apoyo ideológico de la CEPAL de Santiago de Chile, que dio los parámetros para un desarrollo económico independiente en América Latina, salido de las ideas del economista argentino Raúl Prebisch. De esa forma se empezó a conformar una alianza continental impulsada por  Luis Echeverría y el GeneralOmar Torrijos de Panamá. Pronto se le unieron  Héctor Cámpora de la Argentina,Carlos Andrés Pérez de Venezuela, Salvador Allende de Chile,  Manuel Figueres de Costa Rica, Fidel Castro de Cuba, Richard Manley de Jamaica, Juan Bosch y Francisco Caamaño de la Dominicana, Alan García de Perú. Era de esperarse que Estados Unidos reaccionaria de forma inmediata, especialmente el grupo compacto que eliminó a los Kennedys, John y Robert, considerados de izquierda liberal en los parámetros de EU. En la presidencia de Estados Unidos estaba Richard Nixon y su poderoso Secretario de Estado, Henry Kissinger y los asesores presidenciales, George Bush, George Schultz, Richard Cheney,

Ann Armstrong. El operador directo de Cóndor fue Dimitri Negroponte, el carnicero de Vietnam y Honduras. A comienzos de la década del 90 se descubren en Paraguay los documentos secretos de la policía política paraguaya. Pero estos documentos, que ganaron el macabro nombre de “los archivos del terror”, no sólo informaban del accionar de esa fuerza, sino que revelaban la coordinación de los gobiernos militares sudamericanos durante las décadas de 1970 y 1980 para perseguir a los opositores políticos y gobiernos de izquierda. “En los archivos secretos se descubrió un documento que tiene el título de ‘Reunión de Inteligencia’, que se bautizó como el acta de nacimiento del operativo Cóndor”. La periodista chilena Patricia Verdugo, autora de los libros “Los Zarpazos del Puma”, que habla sobre la Caravana de la Muerte, hecha película hollywoodense, e “Interferencia Secreta”, sobre el golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet, coincide con eso. Los agentes de la Operación Cóndor actuaron tanto en países de América Latina como en Estados Unidos y Europa. Argentina El 30 de septiembre de 1974, en Buenos Aires, el general de ejército chileno Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert, fueron asesinados por una bomba activada a control remoto. El autor material del atentado fue el ciudadano estadounidense Michael Townley, agente de la DINA. Sin embargo, las operaciones no siempre se trataron de asesinatos, también se ocupaban de la captura y entrega de personas consideradas “sediciosas” o “subversivas” por los distintos regímenes dictatoriales. Un caso de importante repercusión fue el del matrimonio Zaffaroni, quienes fueron secuestrados y desaparecidos en Argentina el 27 de septiembre de 1976. Brasil El “secuestro de los uruguayos”, fue el hecho de mayor reconocimiento internacional ocurrido en noviembre de 1978. Bajo el consentimiento del régimen militar brasileño, altos oficiales del ejército uruguayo viajaron en secreto con dirección a Porto Alegre, capital del Estado de Río Grande do Sul. Allí secuestraron a una pareja de militantes de la oposición política uruguaya, Universindo Rodríguez Díaz y Lilian Celiberti, junto con sus dos hijos, Camilo y Francesca, 8 y 3 años de edad. En 1991, a través de la iniciativa del gobernador Pedro Simón, el Estado de Río Grande do Sul reconoció oficialmente el secuestro de los uruguayos y los compensó por él, inspirando al gobierno democrático del presidente Luis Alberto Lacalle de Uruguay a hacer lo mismo un año después. Chile El General Carlos Prats y su esposa fueron asesinados por la DINA chilena el 30 de septiembre de 1974 por un atentado con coche bomba en Buenos Aires, donde vivían en el exilio. Otro objetivo fue Orlando Letelier, ex ministro del gobierno de Salvador Allende que fue asesinado por la explosión de un coche bomba en Washington, el 21 de septiembre de 1976. Su asistente, Ronni Moffitt, un ciudadano de los EUA, también murió en la explosión. Michael Townley, el generalManuel Contreras, ex jefe de la DINA, y el brigadier Pedro Espinoza Bravo, también antes de la DINA, fueron condenados por los asesinatos. Paraguay Los Archivos del horror de Paraguay de 1992 constituyen una de las evidencias más poderosas de la represiva dictadura paraguaya, según estos archivos, en la ciudad de Lambaré, Paraguay, en 1992, el Plan Cóndor dejó un saldo de 50.000 muertos, 30.000 desaparecidos y 400 000 presos. Uruguay Juan María Bordaberry se autodenominó dictador prohibiendo al resto de los partidos políticos su existencia. En este país el golpe de Estado se dio en el año 1973 y perduró hasta 1985, lapso en el que se asesinó, torturó, encarceló, secuestró y desapareció a una gran cantidad de personas, bajo el argumento de la lucha contra la “subversión”. Italia Atentado para asesinar en Roma a Bernardo Leighton, organizado por el terrorista italiano Stefano Delle Chiaie, quien era un miembro de la Operación Gladio. Quien accionó la ametralladora que hirió gravemente a Bernardo Leighton y a su esposa, fue el terrorista de origen cubano Orlando Bosch Ávila, implicado con Luis Posada Carriles en el Crimen de Barbados. En México iniciaba la desestabilización del Gobierno de

Echeverría con el asesinato del patriarca de Monterrey, Don Eugenio Garza Sada, fundador del prestigiado ITESM, para ello, de nuevo se utilizaba a la ultra-izquierda de la Liga 23 de Septiembre, la guerrilla nacida en Chihuahua e infiltrada en Monterrey por la CIA. El activista chicano Mario Cantú,  de San Antonio, Texas, es la figura principal de esta operación encubierta en la que también se visualiza al sacerdote jesuita Herman Von Bertrab, hoy doctor en economía por la Universidad de Texas, principal negociador del TLCAN, y actualmente con mucha influencia ideológica en CNN y en la revista Expansión. http://www.teledocumentales.com/operacion-condor/, tomado de The History Channel, un libro que hay que analizar con detenimiento es The Pinochet File: A Declassified Dossier on Atrocity and Accountability (A National Security Archive Book)  o Los Archivos Desclasificados de la Universidad George Washington sobre las Atrocidades de  Augusto Pinochet y su Contabilidad Macabra de muertos,http://www.amazon.com/exec/obidos/ASIN/1565845862/qid=1075765067/sr=2-1/ref=sr_2_1/104-0164663-4213532, distribuido en Internet por libros Amazon. En cuanto al asesinato de Orlando Letelier en Washington DC, todas las líneas de culpabilidad apuntan hacia Henry Kissinger. Antes de conocerse la desclasificación de estos documentos acerca de la Operación Cóndor y Estados Unidos, dos investigadores del caso Letelier, el periodista autor John Dingesdirector de Archivos de Chile, y elanalista Peter Kornbluhdirector de Nacional Security Archive en Washington, habían sostenido en sus respectivos libros, “Operación Cóndor: Una década de terrorismo internacional en el Cono Sur” y “Los archivos secretos”, que con toda seguridad el régimen de Pinochet habría abortado la operación para asesinar a Letelier, si hubiera recibido previamente la advertencia de que su principal aliado, Estados Unidos, conocía los planes de la Operación Cóndor y se oponía a ellos. Aliados en la Operación Cóndor fueron los servicios de inteligencia militares de Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Chile, país este último que fue el anfitrión para la creación de Cóndor en Santiago el 25 de noviembre de 1975. Es importante siempre analizar los archivos desclasificados del NSA de la Georgetown University.http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB239b/index.htmOperación Cóndor en el Archivo del Terror .Continúan surgiendo pruebas de la coordinación represiva de los militares en el Cono Sur usadas en las cortes desde Paraguay, Chile, Argentina, Brasil y Uruguay hasta España, Francia, Italia y Estados Unidos. Mismos archivos desclasificados por la Ley de Transparencia se obtiene la siguiente información:  La cooperación entre Argentina, Chile y Paraguay en el caso Santucho – Fuentes Alarcón,  las cartas del jefe de inteligencia Chileno Manuel Contreras a su par Paraguayo Pastor Coronel, y el programa  de la primera reunión de Operación Cóndor en 1975, la comunicación regular entre Cóndor 1 y Cóndor 4 en 1976,  las sesiones conjuntas entre el D-2 de inteligencia paraguayo, el Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE) de Argentina y el Servicio de Inteligencia de Defensa (SID) del Uruguay en 1977 y las pesquisas para capturar Montoneros en Asunción, Paraguay por oficiales de la Escuela Mecánica de la Armada en 1980, dan una muestra de las múltiples facetas de la coordinación represiva entre las dictaduras de la época. Por años, el Archivo del Terror ha servido y sirve como fuente de evidencia ante cortes internacionales gracias en gran parte el tenaz trabajo de investigadores paraguayos como Alfredo Boccia Paz, Rosa Palau y Miriam González. En su libro “Es mi informe: los archivos secretos de la policía de Stroessner (Asunción: CDE, 1994)” salieron a la luz los mas conocidos documentos de este acervo único. Entre ellos, otro que se publica, esta la nota manuscrita en que la desaparecida Dora Marta Landi, una ciudadana argentina detenida junto a dos argentinos y dos uruguayos, clama por su libertad al a policía paraguaya. Otra información salida de estos archivos nos

comenta lo siguiente: “Advertidos los organismos de inteligencia del Cono Sur, comienzan a participar de los interrogatorios en Paraguay de Santucho y Fuentes Alarcón. En estos dos documentos, el agente de inteligencia Argentino José Osvaldo Ribeiro [Alias Rawson] desarrolla una serie de preguntas para el interrogatorio en Paraguay de Santucho (alias Alicia) y Fuentes Alarcón (alias Nene) dirigidas a esclarecer las actividades y fuerza de laJunta Coordinadora Revolucionaria (JCR), una coalición de las fuerzas guerrilleras MIR de Chile, ERP de Argentina, MLN-Tupamaros de Uruguay y ELN de Bolivia. El agente de inteligencia requiere que Santucho “Señale el motivo de su viaje… Pero sin cuento – Hasta ahora mintió siempre y dilato la investigación… Puesto que desempeña en la JCR” En tanto que el Nene  debe informar en primer lugar, entre otros, “Desde cuando conoce a Patricio Antonio Biedma… Que funciones tiene Biedma en la JCR.” El Chileno Patricio Biedma desaparecería en 1976 en el nefasto centro clandestino de detención de Operación Cóndor, Automotores Orletti, en Buenos Aires. En la red de you tube, se tiene esto http://www.youtube.com/watch?v=zTl_dvH3jYk, un articulo escrito en la prestigiada revista Foreign Affairs, The Other 9/11: The United States and Chile, 1973-El Otro 11 de Septiembre, Estados Unidos y Chile, 1973, por Kenneth Maxwell, November/December 2003, http://www.foreignaffairs.com/articles/59382/kenneth-maxwell/the-other-9-11-the-united-states-and-chile-1973muestra la conexión de la CIA y Kissinger con el Plan Cóndor. En México se dieron operativos de inteligencia y contra-inteligencia contra los asilados latinoamericanos  Operación México: Programa argentino de rendición extraordinaria revelado por documentos desclasificados,http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB300/index.htmcomo infiltrar, denunciar, secuestrar, corromper y asesinar a militantes de izquierda El National Security Archive revela un documento que Jaime Dri, único sobreviviente, quien conoció directamente sobre la Operación México que forzó a desaparecidos detenidos en Rosario (Argentina) a participar en un escuadrón de la muerte para infiltrar a la dirección de Montoneros en Ciudad de México en enero de 1978. “DRI JAIME ‘Pelado'” indica el documento, estuvo presente cuando vino “de regreso de México, la comisión oficial” que salió de Rosario. Dri fue capturado en diciembre de 1977 y luego pasó por un periplo que lo llevó a varios centros de detención clandestina incluyendo el de Rosario donde encontró a 14 detenidos hoy desaparecidos, a Tucho Valenzuela y a agentes de inteligencia que forzaron a algunos a viajar a México. El 19 de Julio Dri se escapó a Asunción, Paraguay. Sus captores clandestinos, enviaron desesperadas peticiones a sus pares en Paraguay y dejaron pistas sobre lo que vio Dri durante esos ocho meses. Un informe del 21 de julio de 1978  del Estado Mayor General del Ejercito de las Fuerzas Armadas Paraguayas encontrado en el Archivo del Terror dice que han recibido un pedido de búsqueda de una agencia secreta argentina por Jaime Dri quien “se escapó de las Autoridades Argentinas de Pilcomayo, Argentina” hacia Paraguay. El pedido de Argentina incluye un prontuario de dos páginas sobre Dri donde claramente establecen que “De regreso de México, la comisión oficial que acompaño a ‘TUCHO’ le hizo saber a DRI JAIME ‘Pelado'” noticias de México. Muchos de esos asilados y perseguidos se radicaron en la Delegación Tlahuac que es contigua a Tepoztlán, Morelos considerados nichos de residencia de los emigrados. Documentos hechos públicos por el National Security Archive revelan como agentes de un escuadrón de inteligencia argentina fueron capturados por el servicio secreto mexicano  y “expulsados por espionaje a los [exilados] Montoneros radicados en México”, en enero de 1978. Aunque la prensa de la época denunció las operaciones encubiertas de los argentinos para asesinar a la dirigencia Montonera, no es hasta hoy que documentos oficiales de lo que fuera la Dirección Federal de Seguridad (DFS) de México, revelan que cuatro

agentes del Área de Operaciones 121 de Rosario, Argentina, fueron “enviados por las autoridades militares de su país”. Entre los documentos públicos hoy resaltan las fichas con fotografías de “Manuel Augusto Pablo Funes,  Teniente del Área de Inteligencia 121 del Ejercito Argentino” y de “Miguel Vila Adelaida, elemento civil del Área de Inteligencia 121 del Ejercito Argentino”,  al momento de ser interrogados y registrados por la DFS  el 19 de Enero de 1978. La documentación hecha pública confirma los pocos testimonios sobre este evento que parecían hasta hoy remotos. El 14 de enero de 1978, los oficiales del Área de Operaciones 121 en Rosario, Argentina, Rubén Fariña, Daniel Amelong y Jorge Cabrera, junto a dos Montoneros arrepentidos, Carlos Laluf y Tulio Valenzuela viajaron desde Argentina hacia México a fin de asesinar a la dirigencia de Montoneros en Ciudad de México. El grupo viajaba con los nombres ficticios Eduardo Ferrer, Pablo Funes, Carlos Carabetta, Miguel Vila y Jorge Cattone respectivamente. Lo que se que conoce hoy como Operación México fue contado por primera vez en el libro Recuerdo de La Muerte del autor Miguel Bonasso, quien se nutrió de los relatos de Tulio Valenzuela y del único sobreviviente del campo de prisioneros en el Área de Inteligencia 121, Jaime Dri. Los documentos aquí publicados fueron descubiertos recientemente gracias a la colaboración de la investigadora mexicana Susana Zavala, y en cooperación entre el Proyecto de Documentación de México y el del Cono Sur del National Security Archive. Los documentos provienen del fondo del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) en el Archivo General de la Nación de México. Sin embargo, una vez en la capital azteca, Tulio Valenzuela escapa del control del escuadrón de inteligencia argentino y denuncia la maniobra en conferencia de prensa el 18 de enero de 1978. Las autoridades Mexicanas capturan a Daniel Amelong y al Montonero arrepentido Carlos Laluf cuyas fotos se reproducen aquí arriba con sus nombres falsos y el 21 de enero los expulsan junto a Fariña y Cabrera. El DFS registra que  “El día de hoy en el vuelo 621 de la compañía Aeroperú que salió del Aeropuerto Internacional ‘Benito Juárez’ de la Ciudad de México… salieron los siguientes pasajeros de nacionalidad argentina:  Manuel Augusto Pablo Funes… Miguel Vila… Eduardo Mario Ferrer Márquez… Carlos Alberto Carabetta”. México en los días aciagos posteriores al golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile, abriría sus puertas para recibir a una gran emigración, entre ellas la esposa de Salvador Allende, el embajador de México en Chile, Gonzalo Martínez Corbalá, tuvo un papel importante según nos cuenta en un articulo de La Jornada ,http://www.jornada.unam.mx/2012/08/13/opinion/020a2pol, quien comenta “el golpe de Estado, concebido en la Casa Blanca por el presidente Richard Nixon, el secretario de Estado Henry Kissinger, y “el comité cuarenta” que se integró en Washington, tal como lo relata el propio Kissinger en la primera edición de sus memorias”. Finaliza su excelente articulo con lo siguiente “En otras palabras, lo que México requiere, en estos momentos, y en las actuales circunstancias, para dirigir el desarrollo del país, y para reintegrar la paz y la tranquilidad, no es un líder en Palacio Nacional, ni tampoco un apóstol. Necesitamos, indiscutiblemente, un jefe de Estado, que asuma cabalmente las funciones de gobierno que le corresponden”.

 

Economista, Académico y Periodista http://mexileaks.blogspot.com

 

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: