Revuelo en Wall Street (Un mensaje de Rockefeller a los mexicanos)

POR John Saxe-Fernández

El mensaje transmitido por Reuters llegó ahogado por las espantosas noticias diarias del exterminio entre mexicanos, carnicería desatada bajo la “guerra al narco” o “al crimen”, un diseño genocida de intervención/ocupación (Iniciativa Mérida) impulsado, como en Colombia desde 1999 por Estados Unidos y sus fichas locales. Agréguese la atención y estupefacción del público ante el cúmulo de evidencia de
timo electoral para la imposición de Peña Nieto vía la “simulación institucional”, desmenuzada por Arnaldo Córdova (La Jornada –J–,19/8/12 p. 31) y se comprenderá la desatención a la misiva, repleta de historia, codicia y devastación: “Sólo si es dueña Exxon invertirá aquí” ( J 17/6/12 p.31). Al descubierto quedaron las ambiciones empresariales e intenciones “anti-constitucionales” y geoestratégicas de la corrupta jugada financiero/electoral y “diplomilitar” para gestar un “estado fallido” à la Afganistán, con dedicatoria a los estados
norteños, sede de apetecibles formaciones geológicas con gas de esquisto “disponibles” a través de una sucesión presidencial que agilice las “reformas estructurales” del FMI-Banco Mundial, en especial la energética. Esa, dicen, sería la “carta” de Estados Unidos y Europa ante su dependencia del gas y crudo de Medio Oriente y Rusia.

Rex Tillerson, presidente de Exxon, fue claro: “No estamos interesados en contratos de servicios… con márgenes establecidos…tenemos algunos, no son particularmente fabulosos para nosotros” (ibid). Lo que sí es “fabuloso” para la mayor, más poderosa y una de las más tóxicas firmas de energía del mundo (Bill McKibben dice que con la rusa Lukoil es responsable de 40 por ciento del CO2 lanzado a la atmósfera) es la explotación del “gas de esquisto” (“shale gas” o “arcillas de lutitas”) ubicadas en Coahuila, Chihuahua y Tamaulipas, donde, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), ya el pozo exploratorio Emergente-1 (Coahuila) produce un promedio de 30 millones de metros cúbicos (m3) según datos recabados por Julio Godines H (M Semanal 25/VI/12 p 48-52). Para el desarrollo a gran escala se requerirían unos 60 mil pozos en 2062. Esa agencia dice que México avanza “de la mano de la AIE para desarrollar la explotación de sus
reservas” y “puede lograr una producción anual de 40 billones de m3 para 2035” (p.49). Ninguno de esos entes o el Departamento de Energía de EU menciona la destrucción ambiental que ocasiona la técnica de
fracturación hidráulica (fracking), prohibida en Francia. Se enfatiza que la dotación estimada para México lo colocaría en cuarto lugar mundial en reservas. La Subdirección de Planeación y Evaluación de Pemex Exploración y Producción corrige: “andamos como dos y media veces menos” de ese cálculo. Pero la localización y la abundancia de esa roca abrió los apetitos de Exxon, cuyo cabildo opera en México: los
beneficios son jugosos y gran parte de los “desastres ambientales” se quedan acá.

Exxon/Mobil opera con el “ADN” histórico de Standard Oil, fundada por John D. Rockefeller. Como documenta W. LaFeber, la firma está en el epicentro de la hegemonía de Estados Unidos. Opera bajo los “principios” sugeridos por Thomas Mann, consejero para Latinoamérica de Lyndon Johnson (1963-1969) para quien los latinos sólo entienden dos cosas: “a buck in the pocket and a kick in the ass” (“un dólar en el bolsillo y una patada en el trasero”). En su libro (Private Empire: Exxon-Mobil and American Power (Penguin, 2012) premio Pulitzer, Steve Coll evalúa a Exxon luego de su fusión con Mobil en 1999, en particular sus operaciones en Indonesia y en África. Es mejor saber y recordar, dato en mano, a quién se le está dando entrada al país y sus grandes instituciones. Exxon produce hoy 6 millones de barriles diarios y cuenta con 40 mil gasolineras en 100 países. A diferencia de Pemex, sometida a una brutal agresión fiscal y al dictado de Hacienda (léase FMI) recibe, junto a otras petroleras de Estados Unidos, subsidios por 40 mil millones de dólares (mmd) anuales y casi no paga al fisco. R. Leber (nation of change.org) indica que en 2011 obtuvo ganancias por 41.1 mmdd. Tillerson con un sueldo de 34.9 millones de dólares y enorme disponibilidad de efectivo se dispone a comprar todo lo que tenga que ver con el gas, que ya representa 50 por ciento de la producción de la empresa. En 2010 adquirió XTO Energy por 35 mmd y luego siguió con Phillps Resources y TWP Inc pagando 1.6 mmd.

Exxon cuenta con sus propios servicios de seguridad y tiende a entrometerse en asuntos diplomilitares, asumiendo el mando, como hizo con el ejército de Indonesia, donde dejó un rastro de acusaciones (que
rechaza) por violaciones a derechos humanos. En México el Pentágono, el Banco Mundial/FMI y sus socios locales le tienen la mesa servida: el diseño económico y de seguridad, como en Afganistán, genera gran
violencia e impulsa un “gran desalojo” de trabajadores y empresas que deja pueblos fantasma y formaciones geológicas abiertas a la depredación imperial.

Cuando, en medio de la carnicería en curso, los activos públicos se agoten, ¿sigue la especulación con el territorio?

http://jsaxef.blogspot.mx/

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: