Impedir el fraude e imponer la democracia

Mario Rechy M.

Estamos a cuarenta días de las elecciones y nos enteramos por el IFE que el PT tiene solo el 20% de las casillas cubiertas. Y no hay datos de qué porcentaje tiene cubierto el PRD. Pero supongamos que sea el doble y que no sean las mismas. Sumaría el 60% y faltaría por cubrir el 40% del total.

Mientras el sistema, o sea Calderón y su aliado Peña Nieto, no solamente cubren el 100%, sino que están ya capacitando las brigadas para robar las actas donde existan representantes de la oposición, y disponiendo de cantidades importantes de dinero para comprar las actas donde no sea posible robarlas.

La campaña del PAN ha dejado de promover a su candidata. Lanza mentís a los decires de Peña Nieto y ofrece ejemplos de lo que no cumple, pero termina en cada spot pidiendo el voto para “los candidatos a diputados y senadores del PAN”. Al mismo tiempo, Calderón declara que no confía en Josefina, dejando entrever no solamente que no apoya su candidatura, sino que la dejará morir sola. Quadri, el títere de Elba Esther, llama a una coalición del PAN, el Verde y el PRI. Con la clara intención de que la oposición esté dividida y Peña Nieto lo tenga todo más fácil.

El juego del régimen está claro: el Estado, el gobierno y el PRI van por la candidatura de Peña Nieto. Ciertamente la sociedad tiene otro sentir, pero los medios se encargan de negarlo e intentan confundir a la opinión pública.

Peña Nieto es abucheado por Atenco y por asesino en la Universidad Iberoamericana,  y al segundo día el PRI circula un video donde ese acto transcurre sin cuestionamientos, terso y con un candidato incólume. Las encuestas incluso anuncian que Peña Nieto ha aumentado su preferencia entre el potencial electorado.

Andrés Manuel insiste en que va a ganar. Pero en seis años no ha sido capaz de organizar el cuidado del voto. Ni lo han sido tampoco los partidos que le han registrado como su candidato.

A esta oposición la acompaña una caterva de supuestos izquierdistas que repiten con monotonía una cantaleta triunfal y fundamentalista contra la derecha, contra el PRD, contra los traidores, contra los tibios. Y el cuadro se completa con unos todavía “más radicales” que llaman a no votar para expresar su rechazo a los partidos.

¡Pobre país!

¡Tan lejos del quehacer democrático y tan cercano a las ideologías y los caudillos!

Apenas este sábado 19 los jóvenes de veinte ciudades realizan una marcha de repudio a la manipulación, contra Peña Nieto y los medios masivos que desinforman. Y el PRI agrede a los inconformes en varias ciudades y quema el local del PRD en Martínez de la Torre. Pero Peña Nieto insiste en que no confrontará a sus críticos y adversarios. Claro que no dice que solamente mientras llega a la silla.

Nadie le cree. Y menos ahora que mandó a la gaviota al hospital después de tremenda golpiza, y se hace público que además es un padre desobligado que, como dice su ex esposa, ve a su primogénito una vez cada seis meses. Las noticias aterran, ahora sabemos también que golpeó a su amante hoy refugiado en Estados Unidos, y que mandó matar a los cuatro testigos de ese amasiato tras el “fallecimiento” de la Sra. Pellegrini, su segunda mujer.

El país tiene claro que la personalidad del Sr. del copete no despierta confianza alguna, sino que suscita temor, pues un hombre que se violenta tan frecuentemente, y que lleva en su haber la vida de varias personas, no es la personalidad que puede conducir a una nación, sino el candidato perfecto para una dictadura.

Sin embargo las campañas transcurren en el más mediocre de los convencionalismos. El peje reitera que en las manos de todos está el cambio, que ha recorrido todos los municipios, y que generará siete millones de empleos.

Con su soliloquio no aumenta el número de los representantes de casilla, ni amplía la coalición de fuerzas que se requieren para cerrar el paso a la dictadura.

Josefina habló hace algunas semanas de un gobierno de coalición. Aunque nunca explicó a qué se refería, o qué quiso decir. El peje descartó hace tiempo que se planteara una coalición porque cree, es decir tiene fe, en que ganará solo.

Hace doce años convencimos a Vicente Fox del gobierno de coalición. Y él llamó a dos perredistas a hacerse cargo de dos Secretarías de Estado. Cárdenas se opuso. Calificó de traición el que se planteara participar en el gobierno de Fox. Y el régimen se precipitó al control de los grandes intereses y se cerró la coyuntura histórica. Cárdenas pasó a ser por segunda ocasión el gran traidor a la democracia.

Entonces, como ahora, el protagonismo y la megalomanía han impedido que se analice con objetividad la coyuntura política y que se asuman las medidas y las acciones indispensables para garantizar un triunfo popular y detener al sistema.

Las elecciones se ganan en las urnas, no en las marchas ni con golpes de pecho. Pero no basta con ganarlas! Hay que conservar el triunfo. Y para conservarlo hay que garantizar el recuento rápido, la trasmisión de los datos y el anuncio de los resultados.

Y la izquierda no podrá hacerlo sola. A cuarenta días está perfectamente claro. Como no pudo hacerlo ni en 1988, ni en 2000, y menos en 2006.  El dinero destinado a cuidar las casillas y a proveer de lo mínimo indispensable a los representantes de casilla se lo quedaron los bejarano y la caterva de arribistas que maman del presupuesto porque se pusieron una camiseta ideológica.

Tampoco ganará la oposición si quienes se sienten los puros y consecuentes, salpican con su turbiedad mental el proceso que requiere cristalina transparencia y esfuerzo solidario de todos los demócratas. No puede haber triunfo contra la dictadura sin unidad de todas las corrientes, sin respeto por la diversidad, y sin vocación compartida.

La ocurrencia de Josefina por un gobierno de coalición comienza por un frente nacional de defensa del voto y contra la dictadura priísta. Su primera tarea es armar en solo treinta días un ejército de patriotas dispuestos a morir por un acta electoral.

Todo el dinero debe apartarse para proveer de un celular a cada representante de casilla y para habilitar quinientas líneas para recibir llamadas, hacer el recuento y anunciar los resultados.

Hoy las encuestas telefónicas que hacen las empresas y que publican los diarios, reciben una lista de teléfonos de militantes del PRI y del verde, y en función del porcentaje que les indican obtener, aumentan el número de llamadas a priístas.

Las encuestas que se hacen a población abierta son precedidas por análisis geográficos de densidad de población afiliada. Y los márgenes de “error” no se refieren a una muestra aleatoria, sino a elementos extraños en el universo geográfico acotado. Todo el país está segmentado, calle por calle, en los registros georreferenciados del PRI.

Estas son las cosas que nos deberían estar diciendo los propagandistas de la oposición para explicar cómo se arman las mentiras que difunden la televisión y los comentaristas comprados.

No podemos perder el tiempo en diálogos de sordos ni en refutación de falsedades.

¡Es la hora de la unidad!

Unidad del PAN, el PRD, el PT, y de todos los ciudadanos que no queremos ver al PRI sobre nuestras cabezas. No se trata de gritar ni un voto al pri. Se trata de impedir un fraude.

Ellos repiten que llevan veinte puntos porque el fraude se fundamenta en confundir a la población y en hacerla creer que tienen la delantera. Confían en robar las casillas, comprar las actas y alterar los resultados por distrito. Y como confían en haber preparado a la población para aceptarlo, creen que así conjuran toda protesta posterior.

¡Impidámoslo!  Pero la única forma es uniendo nuestra voluntad y nuestro esfuerzo en una gran coalición por la democracia y la voluntad ciudadana.

Obliguemos a López Obrador y Josefina a firmar un pacto de unidad contra el PRI. ¡Que esta misma semana se sienten a firmarlo!

Anuncios
  1. #1 por Pepe el junio 22, 2012 - 6:47 pm

    Totalmente de acuerdo. Hay mucho pejezombie. No sé como están todos diciendo que va a ganar AMLO cuando a casi una semana de las elecciones, se ve que viene un fraudezote!!!! y en cambio, muchos en twitter, estan diciendo q en 1 semana estaremos de fiesta nacional… ¿De dónde? antes bien, de luto nacional, porque se va la diminuta democracia que existió en éstos 12 años y regresa la dictadura…

    Pero decirles a los pejezombies que lo más preciso hoy por hoy es una alianza con el PAN, Uh!!! ¿Cómo va a ser posible eso?, es alta traición, es una blasfemia contra AMLO…

    Cuando la coyuntura política actual en la que se encuentra AMLO y el PAN, más que nunca exige una alianza estrategica para contrarrestar un monstruo que se viene de lo más puerco que puede existir…. Y no lo entienden muchos qué estan con AMLO…

    Paradojicamente con esa actitud, apoyan al sistema, desviando la crítica en un romanticismo político…. y lo peor, ni ellos mismo lo saben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: